martes

Del Adiós


Recordáme, entera y de pie.
Yéndome por la puerta trasera. Entendiendo -por fin- que cada paso que di fue trunco.
Recordáme, y no te olvides, por favor, de estas manos y de este corazón.
Con esa claridad con la que vez las cosas de la vida, con esa transparencia que te hace hermoso e inmenso.

Recordáme, entera y de pie, con una sonrisa en los labios, toda tuya, como siempre.
Y si acaso alguna vez dudaste de este corazón, y si acaso alguna vez te hice dudar...

Recordáme, pero si me olvidás, no te tropieces conmigo.

3 comentarios:

Desde un laberinto dijo...

Sabés que últimamente ya no comento textos, pero la verdad es que este me encantó.

Gise dijo...

Eso le pedi, que me recuerde. Pero el tema es...me recordará?

LadyinBlack dijo...

Ema: gracias amigo... yo tengo que retornar a mis lecturas... tengo!

Gise: a veces es mejor que nos olviden, ya no se qué pensar...