jueves


Y de repente un golpe en el pecho, devastador. Que me deja tirada al borde de este abismo eterno, inmenso y sin fin.
Casi por instinto, me llevo las dos manos al lado del corazón y grito por el dolor que me causé a mi misma.
Grito por no tenerte, grito por no encontrarte, grito por haberte perdido.


Ya no hay sueños rotos que no me recuerden a vos, ni momentos felices que me hagan olvidar los que hemos vivido.
Y yo con el corazón destrozado, al borde de este abismo infernal que todo lo consume, gritando desesperada y hasta en silencio, sobreviviendo bajo la luz de alguna esperanza...

3 comentarios:

Desde un laberinto dijo...

Aunque se destroce el corazón, usted tiene otro latiéndole mas abajo.
A no desanimarse. Siga parada al lado del precipicio, ya bajarán el puente para que lo cruces, vencedora
Un beso

Andre dijo...

...sobreviviendo bajo la luz de una esperanza que se llama Lucía, que te hace toc toc desde el ombligo y te invita a abrir la ventana de par en par para que entre la luz del día, el sol de la mañana, el maullido de la Cartu y el amor de todos los que te queremos, mamucha!!!!!!!!

Gise dijo...

Ay!!!

"Grito por no tenerte, grito por no encontrarte, grito por haberte perdido." ---->frase que me viene al pelo...aunque el pasado es pasado, y no camino nuevamente sobre el sendero que ya recorrí.

Abrazos... Me voy a pensar un ratito.-